Foro Llanero: encontraras interesantes tips del mundo llanero (comentario y chisme sobre espectaculos, toros coleados, artistas y mas) PARTICIPA!!!!

Llanerisimo
 • Inicio
 • Quienes Somos
 • Corresponsales
 • Galerías
 • Nuestro Folklore
 • Personajes del     Llano
 • Cacho en la Manga
 • Sonido Digital  
 • Foro Llanero
 • Clasificados
 • Crónicas del Llano
 • Gente de Radio
 • Link Llanero
 • Libro de Visita
 • Su Comentario
 • Publicidad
 • Zona Privada
Gua Llanera
Suscripción
Restaurant
Hotel, Posadas
Entretenimiento
Vestido/Aperos
Patrocinantes

   

Dos Bandera un Sentimiento


Agregar a Favoritos 

Llanerisimo.com tu Página de inicio





 

 
   Aquí está el Cardenalito    5/25/2004 6:45:23 PM
   
     A las 7:00 p.m., las tiendas del Centro Sambil Valencia estaban repletas, algunas personas compraban, otras quizás sólo observaban con nostalgia prendas lejos de su alcance. Los pasillos del mall eran grandes caudales de gente que fluía en diversas direcciones, algunos iban a Zara mientras que otros venían de comer en Tony Romas; en fin se cumplían todas las características de un viernes en el Sambil. No obstante, ese día no sería tan común, más de un valenciano se decía a si mismo "Thank God it's Friday" (gracias a Dios es viernes) y no precisamente por la franquicia archiconocida que lleva ese nombre, sino porque en el salón VIP de ese centro comercial se presentaría ese 14 de mayo de 2004 el principal exponente de la música llanera venezolana: Reynaldo Armas.

     Al llegar a la primera base, luego de abrirse las puertas, justo al lado derecho de las escaleras mecánicas había un pendón con el fondo azul celeste y blanco que decía: "Gran noche de Floklore y Humor " Reynaldo Armas y El moreno Michael en el Sambil. A las nueve de la noche, mientras mucha gente ya empezaba a abandonar el centro comercial, grupos de personas apenas llegaban al mall, pero no para ir de compras, sino para disfrutar del espectáculo criollo - humorístico que se ofrecía en ese lugar. Grupos de familiares y amigos iban luciendo las mejores galas de su guardarropa para ir al concierto del hijo ilustre de Santa María de Ipire.

     Luego de caminar un rato decidí subir a la terraza del centro comercial para también asistir al espectáculo; luego de cancelar los cuarenta mil bolívares de la entrada recibí el ticket clon del pendón antes mencionado, entrada número 0519, recuerdo perfectamente. Después de echarle un vistazo a la entrada y de entregarla al portero del evento, al levantar la mirada, una hermosa chica de protocolo me condujo hasta el lugar preciso donde sería el show, mientras subía por las escaleras mecánicas se iba presentando frente a mis ojos, con el mismo ritmo acompasado que poseen dichas escaleras, un panorama maravilloso: alrededor de 500 mesas elegantemente decoradas estaban repletas de gente entusiasta y alegre que aguardaba con tranquilidad la llegada del Cardenal Sabanero.

     A pesar de la temperatura agradable que ofrecía el aire acondicionado, se sentía el calor humano a flor de piel, más de 2500 personas entre adultos, jóvenes y niños compartían la emoción de ver al gran artista que ha defendido nuestro folklore por más de treinta años. Tras la actuación del Moreno Michael, llegó el momento cumbre de la noche, una vez instalado el conjunto llanero, encabezado por Pedro Aquilino Díaz "Mandarina" y Antonio Ostos, el animador se dispuso a presentar a la figura estelar de la noche. Antes de que lo mencionase ya el público estaba de pie y un faro inmenso iluminaba las puertas por donde entraría al recinto el general de la canta criolla.

     "Con ustedes, el número uno del folklore venezolano... Reynaldoooo Aaaarmas" una ola de aplausos hizo temblar el lugar y comenzó el arpa un arpegio misterioso, 30 segundos de aplausos hasta que reinó un silencio, el conjunto se detuvo y de repente se escuchó: "Indio me dice la gente", la euforia se apoderó del Sambil y salió por la puerta lateral de la locación un hombre alto, con pantalón negro, Camisa blanca, correa negra con una gran hebilla elíptica que llevaba un toro en relieve, un saco gris, unas botas negras y un gran sombrero blanco; sus facciones de indio ineludibles y su cabello plateado por la nieve de los años hacían juego con lo contradictorio de su apariencia... caminó con serenidad hasta la tarima al mismo tiempo que entonaba su canción. Era Reynaldo Armas cantándole a su pueblo.

     Una vez en las tablas comenzó el desfile de canciones: Señor Cantinero, Laguna Vieja, Aquí está el Cardenalito, Mi Viejo Cuatro, en fin cantó gran parte de su repertorio, todo lo que pudo cantar durante las dos horas con quince minutos de su show, el público coreó sus canciones al mismo tiempo que las vivía intensamente, algunos lloramos con el drama de "El cuarto de los Recuerdos", otros se emocionaron con el nacionalismo de "Una Parte de mi Patria". Recorrió un par de veces el local caminando entre las mesas mientras repartía besos, apretones de manos, autógrafos y canciones. Fue un verdadero espectáculo lleno de sencillez y elegancia; Reynaldo aliñó cada una de sus canciones con comentarios y reflexiones que igualmente finalizaron en aplausos.

     La chispa criolla hizo su aparición, cuando un espectador le gritó a Reynaldo que cantara la canción de Costilla Maggie, un comercial de tv donde aparece el artista cantando, luego de las risas, siguió el show y el arpa retumbó cada segundo en las almas de los presentes. Finalmente, el Cardenalito hizo un silencio prolongado y se quedó mirando hacia el cielo, comenzó a hacer un movimiento con las manos entrecruzadas subiendo desde la altura de la cintura hasta tener los brazos completamente estirados sobre su cabeza, simultáneamente a este movimiento el arpa registró el tono si menor y ejecutó un arpegio suave y enigmático, nadie se imaginaba que canción cantaría, luego de unos segundos bajó súbitamente los brazos y comenzó a sonar la entrada clásica de "La Muerte del Rucio Moro" los gritos y los aplausos fueron increíbles, todos nos pusimos de pie y cantamos en una suerte de coral de 2500 personas el tema emblema de Reynaldo Armas. Finalizó la canción y finalizó el show, los últimos aplausos se dejaron escuchar, Armas se despidió y desapareció rápidamente.

     La gente quedó complacida y comenzó a salir, así pues se llenaron nuevamente los pasillos del Sambil, pero no porque la gente estaba de compras, sino porque a las 2:30 am, venían del gran concierto del interprete de "15 años" y "A usted". Unas pequeñas gotas de lluvia adornaban la madrugada y en las columnas del Centro Sambil Valencia aún quedaba el zumbido del arpa galopando con intensidad, así como las aguas corrientes del río Cabriales galopan en el corazón de la capital carabobeña.


Fuente: Orlando Augusto Hurtado        Lecturas: 11283
Comentarios (1)


alfredo cardona ha escrito:
3/26/2013, de caraca-venezuela 04142585099

felicidades por haber asistido en aquelentonces a ese concierto,yo tambien soy admirador de este cantautor y casi que tengo todas su discografia.


Agrega un Comentario
Tú Nombre  
Tú Email  
De donde nos Escribe y Tlf.  
Tú Comentario  

 
 


Copyright © 2003-2004 Llanerisimo.com. Todos los derechos reservados